viernes, 27 de marzo de 2009

Asado castellano en plato japonés

1/2 cordero lechal
Manteca de cerdo
Aceite
Un poquito de agua
Un poquitín de vinagre
Sal (claro)

En la bandeja del horno poner un poquito de aceite y repartirlo bien. Se sala el corderito y se pone bien repartido en la bandeja, por encima, estratéjicamente, se le pone la manteca de cerdo, en las zonas de mas carne, en el espinazo, en las patas, esto lo aprendí de mi madre cuando de niña vivía en el pueblo y lo preparaba para llevarlo al horno a asar, nosotros no teniamos horno. Seguimos. Se le pone unas gotas de agua en la que previamen hemos echado un poquitín de vinagre. Es interesante poner el horno que caliente por abajo y por arriba. Vigilarlo para que no se seque, bajar la temperatura del horno en caso de que se esté haciendo demasiado deprisa y "regarlo" nuevamente con la mezcla de agua y vinagre. En una hora está hecho, sobretodo cuando es un corderito lechal que está muy tierno y queda jugoso como el día de la foto que estaba riquísimo.
Este es un plato que se comía en las fiestas y cuando había corderitos lechales, no como ahora que siempre podemos encontrar.
La fuente es verdaderamente japonesa, me la regalaron unas hermanas que vinieron a casa, se llamaban Aoi.
Se puede acompañar con pimiento rojo asado, y una ensalada sencilla.

Buen provecho.